EL TEATRO Y EL OBRERO

EL TEATRO Y EL OBRERO  (ADOLFO A. BUYLLA-Salinas, Julio de 1900)

 

Adolfo A. Buylla en este artículo hace una semblanza del “presunto” Teatro de Avilés expresando su deseo de que se convierta en un teatro popular, un teatro del pueblo y para el pueblo.

Esta necesidad la analiza también ROBLES en otro artículo de la revista Semana en el que comenta: “Falta hacía un buen teatro en Avilés; el CIRCO SOMINES, muy bueno para lo que fue construido, no reúne las condiciones necesarias para dar obras de gran espectáculo; dar en él Aida, la Africana, el Profeta, los Hugonotes, etc., con el aparato escénico que requieren, sería materialmente imposible y el público que goza con la buena música, que es indudablemente la que más enseña y deleita, se veía privado de escuchar obras maestras, teniendo que estar reducido al llamado género chico; además, las condiciones higiénicas del Circo en el invierno eran pésimas; yo estuve a ver “El Rey que rabió”, y a pesar de la indisputable gracia de la obra, rabié también de frío y molestia, no gozando las infinitas bellezas, y atendiendo sólo a si me costaría una pulmonía ó cosa parecida.”

Robles habla de un Avilés amante de la cultura, la música y el teatro, aunque fuese al amparo del Circo Somines, que se merecía un lugar digno para ser representado el arte de Talía y albergar toda manifestación cultural digna de un pueblo ansioso de saber y de conocimientos.

G. Rancaño



Dejar un comentario